Horóscopo Chino Cerdo


En la astrología oriental es el animal representativo de la dualidad; por un lado sería el emblema del arrojo y el valor, mientras que por otra parte encarnaría la desmesura. Vamos, que es una lástima que sean tan perezosos, porque sino, los nativos de este signo serían los mayores emprendedores del mundo. No harían grandes proezas, ni arriesgados cometidos, no, estos nativos son los que mejor se adaptan a cualquier situación, sin ponerse barreras ni limitarse en ningún aspecto.

Los nativos de este signo que están bajo la influencia del elemento Tierra, hace que siempre que se hallen preocupados por sacar provecho de todos sus proyectos y en general, nunca se marcarán objetivos que no tengan posibilidad de cumplir, a veces se les tacha de interesados, pero lo que realmente sucede es que su temor a pasar necesidades les obliga a no desperdiciar ocasión alguna de la que puedan extraer ganancias materiales.



Los nativos del signo Jabalí, siempre que tengan al Metal por elemento, tendrán el carácter más duro y rígido que el resto de los otros nativos. No les será tan fácil creer a los demás y es probable que hasta sus más íntimos les critiquen la inflexibilidad que pueden llegar a demostrar. La influencia del elemento Metal en el Jabalí aleja a éste de la influencia de críticas malsanas, al tiempo que lo preserva de arribistas cuya única pretensión consistiría en medrar a su costa.

Las personas nativas del signo Jabalí, que tienen por elemento a la Madera, ejercen un gran dominio de sus pasiones y creen en la superioridad de la razón. La tendencia Madera incide en los nativos de Jabalí para producirles cierto equilibrio anímico y un sentido por lo estético que les hará buscar siempre la belleza.

Los nativos de este signo influidos por el elemento Fuego, tendrán cierta preocupación por no permanecer al margen de nada, aquí al nativo del signo Jabalí, le interesa la acción y rechazará la pasividad. Sin embargo, no por ésto ha de entenderse que cualquier causa contará con la adhesión del Jabalí, son necesarios ciertos supuestos, pues la ética de las cosas, tiene prioridad sobre cualesquier otra consideración de tipo más pragmático.

Los Jabalí nacidos bajo la influencia del Agua, tendrán una tendencia menos materialista y desasosegada. Todas las demostraciones de grandeza a las cuales es dado el nativo de este signo, cuando se encuentra influido por este elemento, devienen y se transforman en huida hacia lo más recóndito y escondido.



El Jabalí y el Amor. Los jabalí son una gente muy sencilla que aman lo mejor de la vida y desprecian, todo lo demás. En el amor no quieren complicaciones y no van a estar pendientes de los caprichos de la pareja o posible pareja por mucho más tiempo del que mandan las reglas de la sensatez. Los jabalí son razonablemente pacientes, pero no son necios ni tolerantes hasta el infinito.

El Jabalí y la Salud. Los Jabalí son unas muy buenas personas, las más honestas de las doce Signos del zodiaco. Su único peligro, desde el punto de vista de la salud, es el de la indolencia, la falta de ejercicio, la apatía y el desorden, por pura pereza, que puede convertirles en seres más débiles de lo necesario, por haber vivido una existencia poco sana. Pero no se van a volver locos por la ansiedad o la ambición, ni van a coger enfermedades extrañas por su promiscuidad o por sus excesos. No son otro tipo de personas, nada precavidos, pero no cometen exageraciones. Son gente a las que les puede fallar, el sistema cardiovascular, por falta de ejercicio y por estar metidos en ambientes cargados, por no salir al aire y andar regularmente.

El Jabalí y el Trabajo. Los Jabalí se esforzarán en trabajar bien y a conciencia, en cumplir lo estipulado y en tener todo en orden y listo para la tarea a la que se han comprometido, pero no dejarán que la ambición les adormezca los sentidos, ni que el sueño del triunfo definitivo les impulse a una equivocada actitud de combate a muerte con la vida. Además, suelen tener en su haber una buena muestra de fracasos profesionales en sus primeros pasos, más por una mala elección que por incapacidad. Han ido trasteando con los trabajos y han visto, de primera mano, cuáles son los indicados y para cuáles no han sido llamados. Ante una posible elección, empiezan por probar y después piensan. Algunos jabalís, menos inquietos, se quedan con lo primero que les sale, pero la mayoría buscan hasta que encuentran el lugar que les va mejor.