Horóscopo Chino compatibilidad

Relaciones sentimentales entre los signos del zodíaco chino.

Relaciones entre nacidos Rata – Rata. Esta pareja puede iniciar su vida de forma agradable, pero ésta será únicamente fruto de su pasión inicial. La duración será el punto más débil de esta relación. Ya que ambos, casi siempre, querrán llevar la voz cantante.

Relación entre nacidos Rata – Búfalo. Según el horóscopo chino esta  puede ser una relación feliz, pues la Rata necesita seguridad, ya sea hombre o mujer, y el Búfalo se la proporcionará. Aunque la energía que representa a estos dos animales es individualista, están preparador para comprender la necesidad de independencia y libertad de la pareja. Por lo general, la Rata necesita ser tomada muy en serio y el Búfalo lo toma todo al pie de la letra. Pueden surgir complicaciones, al ser la Rata un individuo excesivamente apasionado y ésto no comprenderlo el Búfalo, que lo toma algo más a la ligera.

Relación entre nacidos Rata – Tigre. A pesar de su individualismo extremo, el individuo Rata se sentirá cautivado por el Tigre. Su emparejamiento le puede proporcionar grandes satisfacciones, aunque sus relaciones no tendrán ningún momento de tranquilidad. El Tigre es muy desinteresado, mientras que la Rata siempre teme por el futuro. El Tigre, de vez en cuando, siente la necesidad de abandonar su casa para ir en busca de una nueva presa para él. Es sólo un modo de probar sus dotes de seductor, pero eso la Rata no lo entenderá, lo que les creará conflictos.

Relación entre nacidos Rata – Conejo. El conejo es un individuo que tiene tendencia a la armonía y la tranquilidad, pero sabe comprender el espíritu inquieto de la Rata, por lo que su emparejamiento puede resultar positivo, aunque tendrán que esforzarse par poder compartir la vida juntos. La Rata, por su parte, se burlará con excesiva facilidad del comportamiento tranquilo del conejo y éste se molestará.

Relación entre nacidos Rata – Dragón. Muy buena relación. Los dos poseen el mismo coraje y la misma decisión por lo cual, juntos, pueden ser sumamente felices. La lucidez del Dragón reforzará la estima de la Rata que se sentirá asombrada. Como la Rata es un ser muy apasionado, gustará de adular al Dragón, lo cual gustará en extremo a éste y se mostrará complaciente con la Rata.

Relación entre nacidos Rata – Serpiente. Es una combinación un tanto extraña, aunque pueden aprender a colaborar. Ambos son astutos y oportunistas. La Rata es un ser extremadamente activo, mientras que la Serpiente es bastante tranquila, debiendo en muchas ocasiones ser estimulada para realizar sus trabajos. En este aspecto se complementan. La Rata como a la Serpiente les son comunes algunas de sus virtudes y defectos, circunstancia que tanto puede unirlos como todo lo contrario.

Relación entre nacidos Rata – Caballo. No es un emparejamiento muy conveniente. La Rata y el Caballo tienen puntos comunes: su exagerado egoísmo y un apasionamiento llevado hasta el límite. Si, llegaran a respetarse mutuamente, podría haber felicidad. Por lo general, los individuos de signo Rata consideran al Caballo un tanto superficial, egoísta y violento. Por su parte, el Caballo, pensará que la Rata es un ser malicioso. Y ni uno ni otro estarán del todo equivocados.

Relación entre nacidos Rata – Cabra. No es una relación conveniente. Ambos tienen sentimientos de animosidad entre sí y no tienen mucho en común. Los rasgos característicos de estos dos signos no armonizan. Por su parte, la Rata es un ser muy interesado, crítico y astuto en extremo. No puede soportar durante mucho tiempo la fantasía de la Cabra. A la Rata le gusta que su compañero le dé seguridad y se enamora fácilmente de los que pueden proporcionársela, aspecto éste, que a la Cabra ni tan siquiera le preocupa. La Cabra es un ser que por lo general también necesita protección.

Relación entre nacidos Rata – Mono. Es una relación aconsejable, aunque con ciertos problemas que podrán superar si existe una buena comunicación entre ellos. Como son bastante semejantes, la Rata y el Mono pueden ser buenos amigos y aun así, ambos tratarán de dominarse mutuamente. Casi siempre, de esta dominación saldrá victorioso el Mono. La mejor relación amorosa que se puede dar entre ambos signos será la de Hombre-Mono y Mujer-Rata, ya que ésta adorará al Mono y serán felices.

Relación entre nacidos Rata – Perro. Este emparejamiento puede resultar muy satisfactorio. Son dos personalidades independientes y amantes de la tranquilidad. Por su parte, la Rata es trabajadora y el Perro es un ser sumamente leal y discreto. Tanto la Rata como el Perro aceptarán sus divergencias y estarán encantados con los puntos que tiene en común. Serán buenos cómplices, pudiendo la Rata brindarle al Perro sentimentalismo y realismo. La unión de una Rata con un Perro desarrollará un gusto por lo misterioso y hará que ambos se sientan seguros y podrán confiar el uno en el otro.

Relación entre nacidos Rata – Gallo. No es muy aconsejable esta relación. La persona Rata, piensa del Gallo que es superficial, orgulloso y voluble y dado que es siempre excéntrico, la Rata no podrá resistirlo y su relación estará abocada al fracaso. De cualquier forma, si la Rata profundiza en los rasgos de carácter del Gallo, acabará por encontrarle hermoso. Juntos podrán crear un frente común ante los demás, en vez de atacarse mutuamente. Ni la Rata ni el Gallo son nada ahorradores, lo que les llevará a la ruina de no rectificar a tiempo.

Relación entre nacidos Rata – Jabalí. Los dos aman la vida y se atraen uno a otro tanto en lo tocante a lo moral como a lo físico. Podrán ser muy felices si la Rata no se muestra excesivamente agresiva, ya que el Jabalí no. Por su parte, la Rata saldrá siempre en defensa de su Jabalí y le apoyará en todo lo que emprenda. La Rata se sentirá gozosa por la gentileza del Jabalí, que le colmará de atenciones. Los dos son derrochadores.

Relación entre nacidos Búfalo – Búfalo. Su emparejamiento será favorable, nada problemático en las relaciones cotidianas, pero corren el riesgo de aburrirse un poco juntos. Será menester que el más animoso de la pareja sepa encontrar la manera de acicatear la apatía de la pareja o podrían caer en la tentación de las relaciones foráneas.

Relación entre nacidos Búfalo – Tigre. La poderosa personalidad del Tigre hace que en el emparejamiento, el Búfalo se vea dominado, pues para el Tigre todo es una presa potencial, incluido este compañero. Sin embargo, también es cierto que si el Tigre es de carácter mas moderado el emparejamiento puede resultar positivo.

Relación entre nacidos Búfalo – Conejo. Es el emparejamiento ideal. El Conejo precisa seguridad, tranquilidad y armonía, el Búfalo se lo proporcionará. Es una relación favorable en todos los sentidos, pues estará llena de armonía y seguridad. Aunque a veces el Conejo es infiel, lo hace más bien por probarse a sí mismo, que por el placer de ser infiel. El Búfalo es más fiel y poco desconfiado. Es conveniente en este emparejamiento que el elemento activo sea el Búfalo ya que está mejor dotado para afrontar las dificultades, aunque el Conejo es más dubitativo no debe olvidar aconsejarle.

Relación entre nacidos Búfalo – Dragón. Es un emparejamiento aconsejable siempre que el Búfalo se deje llevar por la impetuosidad del Dragón. El primero es un ser lento, seguro, que desde siempre sabe los riesgos que entraña el apresuramiento. El segundo, por el contrario, es un ser dinámico y a veces temerario, pero idóneo para las decisiones rápidas, tanto en el plano afectivo como en el profesional. El Dragón entra en la vida del Búfalo como un torrente apasionado alterando el modo de ser de éste, para el cual, no obstante, ello será una buena experiencia, pues de esta unión saldrá un ser renovado, más maduro y lúcido. Por su parte, la estabilidad del Búfalo apaciguará al Dragón, haciéndole reflexionar. En resumen, es una relación conveniente para ambos.

Relación entre nacidos Búfalo – Serpiente. Es una combinación feliz, que puede durar toda una vida. Bastará para ello con un poco de buena voluntad por ambas partes, ya que la Serpiente se lleva perfectamente con cualquier signo. El Búfalo proporcionará protección, lo cual es de su agrado, y la Serpiente lo elogiará por su gran sentido de la responsabilidad, apoyándose en él con auténtica satisfacción. A la Serpiente le gusta la comodidad y aunque es voluntariosa, si alguien está dispuesto a realizar la tarea de dos, ella cederá encantada.

Relación entre nacidos Búfalo – Caballo. Es un emparejamiento poco convincente, pues, en principio, el Búfalo y el Caballo son ambos egoístas y no se esforzarán demasiado por entenderse. Debe añadirse a ésto que el Búfalo gusta de permanecer en casa y, por el contrario, el Caballo es muy propenso a la vida mundana. Así que tendrán muchos problemas para acoplarse a un mismo ritmo. De ocurrir el encuentro, la relación puede ser duradera por la buena voluntad desplegada por el Búfalo. Pero el Caballo será infeliz, pues siendo apasionado y sentimental necesita sentirse amado, y sabido es que éste no es el estilo del Búfalo.

Relación entre nacidos Búfalo – Cabra. Aunque muy opuestos entre sí, pueden lograr una buena armonía en sus relaciones. A la Cabra le gusta todo lo alegre, imaginativo y fantasioso, rodeando con esa aura al Búfalo. Por su parte, el Búfalo proporciona a la Cabra su sentido práctico y prudente. No obstante, deben meditar bien esa unión La tradición china aconseja que el Búfalo evite a la Cabra.

Relación entre nacidos Búfalo – Mono. Si bien el amor no ocupa un lugar preferente en la unión de ambos signos, su emparejamiento puede resultar satisfactorio e incluso duradero. Los dos serán felices por haber hallado un compañero que ignora los celos y la ternura. La viveza del Mono dejará en principio aturdido al Búfalo, que dejará de lado su desconfianza habitual y admirará a su compañero, que es capaz de colmar su necesidad de originalidad. El Mono, por su lado, apreciará la estabilidad del Búfalo. Será pues, una buena asociación.

Relación entre nacidos Búfalo – Perro. No han de existir problemas para emparejarse. Con un ser tan estable, tranquilo y prudente, no tendrá preocupaciones para dedicarse a los placeres familiares, sin angustias ni nada que altere sus proyectos. El Búfalo admira la profundidad de pensamiento del Perro y a éste, a su vez, le complace la seguridad del Búfalo. Puede llegar a ser una unión feliz y duradera, siempre que el segundo no se sienta muy ofendido por la aparente indiferencia afectiva del Búfalo.

Relación entre nacidos Búfalo – Gallo. Son carácteres opuestos que se complementan de forma armoniosa. El Búfalo dejará que el Gallo se luzcan, consciente de lo importante y útil del papel de éste en la vida social. Ambos precisan de libertad. Al Gallo le gusta campar a sus anchas y de buen grado deja al Búfalo organizar la vida cotidiana. Pese a todo, el Gallo no deja de ser algo conformista y prudente. Es aquí donde se encuentra el mayor grado de armonía entre ambos. Las discrepancias pueden aflorar cuando el Gallo tienda de modo excesivo y muy evidente a la frivolidad.

Relación entre nacidos Búfalo – Cerdo. Juntos, resaltan aun más las cualidades positivas de los dos. El Búfalo quiere vivir en paz y el Jabalí es un ferviente devoto de lo mismo. El Jabalí es ingenuo, pero el Búfalo se muestra desconfiado por lo dos. Ambos se tienen respeto por la honestidad. Aunque puede haber algunas divergencias, el Jabalí no comprenderá demasiado bien la previsión ahorrativa del Búfalo.

Relación entre nacidos Tigre – Tigre. Unión difícil. En una pareja no puede haber dos jefes y el Tigre quiere ser siempre el capitán. Para él, es necesario un signo opuesto, sereno y reflexivo, que comprenda que el Tigre necesita de vez en cuando su libertad. Ningún Tigre es capaz de aguantar horas y horas sin hacer nada. Por eso, para una buena conjunción haría falta que ambos estuvieran muy ocupados, pero en cosas distintas.

Relación entre nacidos Tigre – Conejo. Ésta es también una relación complicada. A ambos les gusta cierta comodidad, pero también cierta sensación de libertad. El Tigre es un animal independiente al que no le gusta estar encerrado. Más apegado a la seguridad, el Conejo es más prudente y puede llegar a horrorizarse al comprobar el modo de obrar temerario del Tigre. En la pareja, si el elemento menos activo es el Conejo, todo discurrirá con cierta normalidad, se ocupará de la vida diaria y con discreción refrenará los accesos audaces del compañero Tigre. En el caso de disputa, la agilidad del Gato le hará tener siempre la última palabra.

Relación entre nacidos Tigre – Dragón. Este emparejamiento puede resultar apasionante, pero también algo inestable. Tienen muchos puntos en común, espíritu audaz, coraje, energía… En este emparejamiento, el Dragón ayudará al Tigre a pensárselo dos veces antes de obrar. Le mostrará siempre dos sendas a escoger, aunque a veces, con la mejor buena fe le impulsará hacia aventuras nada claras. Serán frecuentes las discusiones pero nunca durarán demasiado tiempo.

Relación entre nacidos Tigre – Serpiente. Es un emparejamiento en el que difícilmente se compaginarán sus distintos puntos de vista. El Tigre tienen una vitalidad que no se corresponde con la contemplativa Serpiente, que calificará aquello como agitación. Por otra parte, la Serpiente, que es reflexiva y en ocasiones sinuosa, prefiriere dar un rodeo antes de atacar un problema de frente; sabe desenvolverse bien y no soporta los consejos.

Relación entre nacidos Tigre – Caballo. A primera vista, este emparejamiento puede ser favorable, pues los nacidos en estos signos coinciden en el aspecto entusiástico. Todo será bueno, siempre y cuando el Caballo nunca muestre demasiado su egoísmo que antepone a sus decisiones y deseos, salvo en la pasión. De producirse un conflicto será difícil el diálogo porque el Caballo no reconoce sus defectos. En caso de disputa, ésta puede acabar muy mal, porque a ambos les falta medida en sus carácteres.

Relación entre nacidos Tigre – Cabra. Las relaciones sentimentales serán bastante favorables. Aunque se puede pensar en una desvalida Cabra indefensa ante el ataque del Tigre, el enamorado de este Signo no tiene especial predisposición a devorar a su pareja. Al contrario, la deja libre, tal vez demasiado… La audacia del Tigre, su coraje y su lealtad provocarán la admiración de la Cabra. Pero serán felices por haber sabido respetar su mutua libertad. Tienen que aprender a controlar los gastos.

Relación entre nacidos Tigre – Mono. Es una pareja posible si hay mucho amor y tolerancia. El Tigre, pese a su parte aventurera, es menos dúctil y adaptable que el Mono. Y si bien respeta la libertad de su pareja, le gusta la franqueza. Al Mono por su parte, aunque esté muy enamorado, le agrada ver el efecto que producen sus encantos. El Mono es burlón, crítico y pone pronto en evidencia los defectos y los puntos débiles de quienes le rodean.

Relación entre nacidos Tigre – Perro. Es su emparejamiento que puede resultar positivo. Estos nativos son acérrimos idealistas. Superarán todos los obstáculos con la fe del primero y el entusiasmo del segundo. Serán una pareja feliz, aunque poco dada a la rutina.

Relación entre nacidos Tigre – Gallo. Una unión bastante difícil, por muchas razones. El Tigre, que es sensible y leal, no está, dotado de perspicacia y reflexión. Al principio las cosas parecerán ir bien porque el Tigre se sentirá halagado por la actitud del Gallo quien, a su vez, admirará su energía y coraje. Pero pronto comenzarán las desavenencias, pues las jactancias del Gallo molestarán a su compañero, quien no dudará en criticarlas. Y el carácter Gallo no soporta verse tratado injustamente, y sintiéndose incomprendido, sentirá crecer en él, el urgente deseo de hallar un público más indulgente.

Relación entre nacidos Tigre – Jabalí. Tienen en común la lealtad y la confianza. El sentido del honor, prevalecerá en sus acciones. Siendo más astuto el Tigre que el Jabalí, aquél lo defenderá y le mostrará sus puntos débiles. Ambos necesitan de vez en cuando estar solos, por lo que se darán mucha libertad, y no tratarán de engañarse mutuamente. Sin embargo, pueden surgir dificultades si el Tigre, por su innata curiosidad, trata de aprovecharse de su buena fe. En ese caso, el Jabalí sabrá defenderse y tal vez se imponga al Tigre.

Relación entre nacidos Conejo – Conejo. Relación un tanto inestable. Ésto no quiere decir que no puedan llegar a mantener una relación amorosa, pero difícilmente encontrarán el uno en el otro la seguridad que necesitan. Y será fácil que, cuando uno de los dos encuentre a otra persona que le ofrezca más seguridad, acabe por decidir que les conviene más tomar caminos separados. Y los dos lo entenderán, por lo que se separaran sin animosidad. Pero, si ésto no sucede, su vida puede llegar a ser una balsa de aceite, ya que comprenderán que entre los dos pueden llegar a encontrar la armonía y estabilidad sin demasiadas emociones pero sin desavenencias.

Relación entre nacidos Conejo – Dragón. Esta combinación será posible si es el Dragón quien toma las riendas de la pareja y el Conejo es capaz de asumirlo. Son de carácter y personalidad muy distintas. Mientras el Conejo es feliz con sólo ser admirado, no necesita llamar la atención, el Dragón, además, necesita ser el centro de atracción total y es capaz de hacer cualquier cosa para que así sea. El Gato suele ser paciente y conciliador pero no le gusta que intenten pisotearlo, y al Dragón le encanta hacerlo. Acabarán posiblemente peleándose, y no será precisamente el Dragón quien diga la última palabra, pues la debilidad del Gato es pura apariencia. Por otro lado, el Dragón es incapaz de ofrecer al Gato la seguridad que necesita. El Dragón se reirá de sus preocupaciones y no las tendrá ni tan siquiera en consideración, lo cual herirá profundamente al Gato.

Relación entre nacidos Conejo – Serpiente. Para una relación de tipo afectivo tienen muchos puntos en común, ya que ambos comparten el gusto por la tranquilidad, la seguridad y las cosas bellas. Para no tener complicaciones en el terreno sentimental, el Gato, si es astuto, adoptará un papel de sumisión, pues a la Serpiente le encanta saber que lleva las riendas en todos los aspectos, y no soportará que sea el Gato quien mande en su hogar. El Gato la dejará hacer, pero siempre intentará exponer sus ideas de forma sutil y la Serpiente consentirá, pues en realidad se adapta a todas las situaciones.

Relación entre nacidos Conejo – Caballo. En principio no tiene por qué ser una mala combinación, ya que las cualidades y defectos del Caballo no son incompatibles con las del Gato. Al ser el Caballo un individuo leal, ésto maravillará al Gato, que necesita seguridad en todos los terrenos. El Gato se sentirá encantado con un individuo que demuestra tanto espíritu emprendedor como el Caballo. Por otro lado, se irritará al constatar que el Caballo es bastante inestable e impaciente. El Gato quedará admirado ante la seguridad del Caballo y, por su parte, le reconfortará en los momentos en que éste necesite ser animado. El Gato, aceptará los devaneos del Caballo siempre que éste vuelva al hogar.

Relación entre nacidos Conejo – Cabra. Éste es un emparejamiento fantástico. La Cabra, de la misma forma que el Gato, se siente a las mil maravillas con la tranquilidad y es capaz de adaptarse a cualquier forma de vida, a condición de que sea respetada su libertad. El Gato es afectuoso, pero en cambio no pretende ahogar a nadie con su presencia, lo que le viene muy bien a la Cabra, que sabe que el Gato le dejará hacer y además le dará la afectividad justa y necesaria para su equilibrio. Al Gato le encanta la capacidad de imaginación de la Cabra, y no se aburrirá.

Relación entre nacidos Conejo – Mono. Los dos signos que forman esta combinación son muy independientes, pero sobre todo el Mono, que inteligente y astuto, no vivirá mal al lado de un Gato, que le proporcionará comprensión y tranquilidad, además de discreción. Por su parte, el Mono le dará seguridad al Gato, pues éste sabe perfectamente que el Mono es muy capaz de solucionar todos los problemas que brinda la vida. Se harán cómplices en todas las situaciones, y será fácil que los dos acaben por encerrarse en un mundo que no podrán franquear los extraños.

Relación entre nacidos Conejo – Perro. Aunque no lo parezca, esta unión puede ser muy dichosa y duradera, tienen muchos puntos en común como para no entenderse. Ambos son amantes de la seguridad, honestos y virtuosos al máximo; protegerán su hogar contra extraños y no permitirán que nadie venga a turbar su felicidad. Vivirán encantados juntos. El Conejo encontrará allí todo lo que precisa, y el Perro, siempre dispuesto a ayudar, se volcará en su compañero y le colmará de atenciones. Los dos se aconsejarán mutuamente y el Gato sabrá atemperar el pesimismo del Perro.

Relación entre nacidos Conejo – Gallo. Relación complicada. Esta combinación tiene asegurada la pelea constante. El Gato, a pesar de la paciencia de que hace gala, no soporta la altanería del Gallo. No serán capaces de ponerse de acuerdo en nada. El Gallo espera que su compañero sea su cómplice y le apoye en todas las acciones, y ésto nunca lo encontrará en el Gato, que es incapaz de ver ninguna de las cualidades del Gallo.

Relación entre nacidos Conejo – Cerdo. Muy buena pareja. Ambos honestos, se estimarán mutuamente y apreciarán sus cualidades de forma recíproca. Casi nunca se verá una pelea entre estos dos signos, pues saben aceptar, sin necesidad de tener tan siquiera que comentarlo, las necesidades de ambos. La única diferencia que podría resultar insalvable es la de la sensualidad del Jabalí, que no siempre comparte el Gato.

Relación entre nacidos Dragón – Dragón. Mala combinación, Competirán incansablemente por estar los dos en lo más alto, no obstante, es bueno que el Dragón mantenga durante algún tiempo una relación sentimental con otro Dragón, ya que será la única manera de poder reconocer los propios defectos reflejados en su pareja. No obstante, durante el tiempo que dure esta unión, será muy intensa pues el Dragón es un ser muy apasionado y ambos podrán aportar los conocimientos del tema adquiridos en anteriores relaciones.

Relación entre nacidos Dragón – Serpiente. Es una de las mejores alianzas posibles. El Dragón se siente impresionado por la belleza de la Serpiente y gusta de llevarla a su lado. La Serpiente, siempre astuta, sabrá mantenerse en apariencia por debajo del Dragón, aunque ésto sea únicamente ficticio. No obstante, una Serpiente posesiva que quiera mantener al Dragón siempre en casa, deberá aprender a no ahogarlo, pues de lo contrario romperían pronto las relaciones.

Relación entre nacidos Dragón – Caballo. No es una relación muy afortunada pero tampoco es desdeñable. Tienen bastantes elementos en común que sabrán potenciar para lograr fines conjuntos. En las relaciones amorosas, como los dos sienten necesidad de libertad, no se agobiarán y cada uno podrá tener su parcela de intimidad sin que el otro se le invada. Pero precisamente éste será su escollo, ya que de tanta libertad que se piden, puede ser que acaben demasiado distanciados.

Relación entre nacidos Dragón – Cabra. Es una buena relación. La Cabra es un ser que necesita sentirse protegido y escuchara con beneplácito los consejos del Dragón. No obstante, como la Cabra es un ser aburrido, el Dragón necesitará expandir sus inquietudes fuera de los límites de la Cabra, por lo que ésta acabará por sentirse desprotegida y despreciará el Dragón por no poder ofrecerle lo que necesita. Por su parte, dado que la Cabra no es un ser adulador por naturaleza, el Dragón se sentirá desatendido y acabará por aborrecer a la Cabra, manteniendo con ella una relación fría y distante.

Relación entre nacidos Dragón – Mono. Es una relación excelente. El Mono tiene todo lo necesario para seducir al Dragón y saber conservarlo, es un adulador nato; sabe escuchar aunque no le interese de lo que se esté hablando. Entre estos dos signos no habrá ninguna rivalidad; antes al contrario, se revalorizarán mutuamente y se conferirán confianza recíproca.

Relación entre nacidos Dragón – Perro. Realmente es una combinación desaconsejable, a menos que el Perro conozca a la perfección la personalidad del Dragón y se avenga a tratarle tal y como a éste le conviene. Por lo general, el Perro, siempre busca el equilibrio y la justicia, es incapaz de halagar al Dragón sin motivo y nunca se deja impresionar por él. Demasiado lúcido, el Perro ve al Dragón tal cual es. El Dragón sería incapaz de procurarle la ternura necesaria para el Perro y no comprendería los estados de angustia vital que éste sufre de manera cíclica. Por su parte, el Dragón también se sentirá desgraciado al estar siempre expuesto a críticas que él considera destructivas. No obstante, ambos signos se sienten profundamente atraídos por la belleza que suele caracterizar al Perro y la elegancia innata del Dragón.

Relación entre Dragón – Gallo. A los dos individuos de este signo les gusta ser admirados, aunque no de igual forma. El Gallo busca agradar, el Dragón en cambio, prefiere deslumbrar. El Gallo se sentirá atraído por el Dragón precisamente porque éste no se preocupará de adularlo y ésto hará que el Gallo quiera conseguir con todas sus fuerzas ser admirado por él. De todas maneras el Dragón, será difícil de atrapar.

Relación entre Dragón – Cerdo. Es una buena relación para ambos. Al Jabalí le encanta adular y admirar y ésto le viene como anillo al dedo al Dragón, que buscará la manera de no romper su unión con el Jabalí por miedo a perder la sensación de sentirse profundamente mimado. No obstante, el Dragón, puede envolver al Jabalí en un mundo irreal, donde éste acabará por perder el rumbo. Al Dragón no le importa sospechar de las andaduras del Jabalí, siempre y cuando no se convierta en certeza.

Relación entre nacidos Serpiente – Serpiente. Se entenderán a la perfección, pero no será fácil respetarse. Los nativos de este signo son pensadores natos y no ponen nunca su inteligencia al servicio de la acción. Una Serpiente aliada con otra Serpiente puede poner su ingenio al servicio de grandes obras, pero nunca construirán, sólo diseñarán. Los problemas cotidianos pueden llegar a ahogarlos.

Relación entre nacidos Serpiente – Caballo. Puede ser una buena unión, pero casi nunca será duradera. El Caballo será seducido por la Serpiente y le será bastante leal, ya que la Serpiente se le hará indispensable. Finalmente, puede llegar el día en que la Serpiente se canse del egoísmo del Caballo y no tendrá reparos en buscar a un nuevo compañero con quien compartir su vida.

Relación entre nacidos Serpiente – Cabra. Son individuos que tienen bastante rasgos en común. Ambos valoran la fantasía, la belleza, el arte y la creatividad. Entrarán pocas veces en conflicto, pero ésto no es muy estimulante para la Serpiente. Además, la Cabra es muy desorganizada y a la Serpiente ésto no le gusta nada.

Relación entre nacidos Serpiente – Mono. No son dos signos que se pueda decir de ellos que sean compatibles. Ambos son individuos que se adaptán rápidamente a cualquier circunstancia, pero a nivel afectivo, encuentran barreras insalvables como la incomprensión y la incomunicación. La Serpiente, siempre desconfiada, dudará del Mono, y éste reaccionara mal.

Relación entre nacidos Serpiente – Perro. El Perro es un individuo que, por lo general, aprecia mucho a la Serpiente. Y lo mismo le sucede a ésta con aquél. Están destinados a quererse y a respetarse, aunque no compartan su modo de entender la vida, y no siempre estén dispuestos a ceder.

Relación entre nacidos Serpiente – Gallo. Los dos signos unidos son el símbolo del equilibrio perfecto entre el espíritu y la materia. Podríamos decir que es la pareja ideal, en todos los terrenos. Se entienden perfectamente, además de gustarse mutuamente. El gallo podrá expresarse a sus anchas, ya que tendrá a una Serpiente que será todo oídos y además reirá sus gracias. La Serpiente sabrá ver al Gallo tal cual es y no juzgará únicamente por su apariencia externa. Confiarán plenamente el uno en con otro y si alguna vez se pelean, encontrarán la manera de solucionar sus problemas por medio del diálogo.

Relación entre nacidos Serpiente – Cerdo. De personalidad completamente opuesta, será difícil que lleguen a un buen entendimiento. A menudo, la bondad innata del Jabalí exacerbará los ánimos de la Serpiente, que la catalogará de necedad. La Serpiente intentará anular por completo la personalidad del Jabalí, pero éste sabrá reaccionar sin demora y se sustraerá al dominio de la Serpiente, ya que es capaz de resistírsele.

Relación entre nacidos Caballo – Caballo. Pueden entenderse a la perfección, pues ambos tienen los mismos gustos. Pero hay que tener en cuenta que ambos serán poseedores también de los mismos defectos. Vivirán sumergidos en la pasión y serán muy felices juntos, al menos mientras dure ésta. Los problemas podrán venir cuando la pasión empiece a decaer. El Caballo puede perdonar las faltas ajenas, pero no querrá admitir que esos defectos también son los suyos.

Relación entre nacidos Caballo – Cabra. Esta es la mejor combinación que se pueda encontrar. La Cabra es un ser extremadamente fantasioso, que llevará al Caballo por lugares completamente insospechados por él, y éste se dejará conducir encantado. La Cabra, por su parte, se sentirá segura junto al Caballo, ya que éste exterioriza su pasión y ella está segura del amor de él.

Relación entre nacidos Caballo – Mono. Es difícil que estos dos signos se entiendan alguna vez. Mientras el uno está dominado completamente por la pasión afectiva, el otro sigue siempre a los designios de su razón, midiendo las distancias, calibrando los más mínimos detalles y sobre todo, siempre presto a retroceder cuando algo no le convence totalmente. No obstante, si el Mono se decide pronto, puede salir beneficiado de su relación con el Caballo, ya que siendo éste fiel y leal con su compañero amoroso, le brindará al Mono la estabilidad que precisa.

Relación entre nacidos Caballo – Perro. A pesar de ser de carácteres muy dispares, estos dos signos pueden mantener una unión estable y duradera. El Caballo es un ser entusiasta, confiado y egocéntrico. El Perro, por el contrario, es pesimista, escéptico y altruista. Quizá sea por ésto que se entenderán a la perfección. Vivirán y dejarán vivir, aunque se apoyarán en los momentos difíciles. El Perro hará que el Caballo encuentre el equilibrio entre el entusiasmo que es propio al Caballo y la angustia vital que posee él. Le parará los pies al Caballo en las ocasiones en que crea que éste puede propasarse, y además le advertirá del peligro de confiar ciegamente en el primero que se cruce en su camino. Por su parte, el Caballo, con sus brotes de pasión, hará olvidar en cierta medida la angustia y el pesimismo al Perro.

Relación entre nacidos Caballo – Gallo. Entre estos dos seres se establecerá casi siempre una pugna por estar en lo más alto. Ambos necesitan saberse admirados e incluso precisan de la adulación para ser felices. Ambos son muy susceptibles a la opinión de sus semejantes. Una relación entre estos dos signos estará marcada por la rivalidad. Y ésto es algo innato en ellos, contra lo que no pueden luchar.

Relación entre nacidos Caballo – Cerdo. Esta pareja tiene en común un profundo sentido del honor y la honestidad. El Caballo, a veces oportunista, sabe sacar partido de la buena fe del Jabalí, pero si éste no está de acuerdo sabrá defenderse. Por otro lado, su indulgencia y su carácter bonachón harán que sepa perdonar enseguida este defecto del Caballo, pero podría darse que el Jabalí precise momentos de soledad, y ésto, el Caballo, no siempre lo entenderá.

Relación entre nacidos Cabra – Cabra. Este es un emparejamiento aconsejable, sin problemas serios. No siendo ahorradores, vivirán siempre al día. Debiendo amoldarse a las circunstancias adversas pues no piensan en el mañana.

Relación entre nacidos Cabra – Mono. La relación de esta pareja será buena al principio pues juntos no se aburrirán, pero si deciden formalizar sus relaciones, las decepciones empezarán pronto cuando se tengan que enfrentar a los pequeños problemas cotidianos. Además, a la Cabra le gusta sentirse amada; no sólo por hechos, sino también por palabras, y el Mono, aun con su mejor voluntad, no siempre sabrá complacerla.

Relación entre nacidos Cabra – Perro. Un emparejamiento entre estos dos Signos no es del todo aconsejable. En distintos grados, ambos son pesimistas, se preocupan demasiado por los problemas cotidianos y no ven segura la fidelidad del compañero. La fantasía de la Cabra no es comprendida por el Perro, serio, responsable y que raras veces se entrega a la relajación.

Relación entre nacidos Cabra – Gallo. El modo de encarar la vida de cada uno difiere bastante, lo que puede frustrar la unión. Lo que no logrará la Cabra será una comprensión permanente del Gallo, quien a su vez se refugiará en su interior, tornándose indiferente, lo que llevará a que la Cabra se vuelva aún más apática.

Relación entre nacidos Cabra – Cerdo. En un emparejamiento muy positivo para ambos Signos. En él cada uno de ellos hallará el complemento ideal. El Jabalí es un ser generoso y la Cabra adora no tener problemas para la subsistencia. No obstante, el Jabalí deberá refrenar algo al desmedido afán de la Cabra, que puede tornarse demasiado caprichosa, incluso irracional. Entonces el Jabalí deberá hacer las funciones de censor, reconduciendo el afán derrochador de la Cabra.

Relación entre nacidos Mono – Mono. A pesar de que a primera vista una relación entre dos personas de signos tan iguales puede parecer un poco repelente, lo cierto es que el Mono se entiende a la perfección con otro Mono. Hay que tener en cuenta que éste es un individuo que se cree superior a los demás y como tiene gran concepto de así mismo, valora de la misma forma a cualquier individuo del mismo signo que él. Estos dos individuos mantendrán una confianza recíproca incapaz de encontrarla en otros seres. Ambos son conscientes de que los dos son un poco arteros, pero sabiéndolo, no intentarán engañarse, pues saben que no les conduciría a nada.

Relación entre nacidos Mono – Perro. No es fácil el entendimiento entre estos dos signos. Posiblemente estos dos individuos sean los más inteligentes de cuantos haya creado la Naturaleza. Pero usan su inteligencia de forma distinta. Mientras el Perro es pesimista y se angustia con facilidad, el Mono no quiere complicaciones. Si algo sale mal, siempre encuentra fuerzas para volver a empezar. Ambos son críticos, y no suelen hacerse ilusiones respecto al prójimo. Pero mientras el Perro es profundamente idealista – ya para él lo que más cuenta es la manera de hacer las cosas-, el Mono es un oportunista que sabe aprovechar el momento. Eso puede llevar al perro a sentir rencor por su pareja.

Relación entre nacidos Mono – Gallo. No es fácil que estos dos seres se lleguen a entender, pero si están realmente enamorados, bastará un poco de buena voluntad e indulgencia para que la relación funcionara bien. Pero tienen que tener cuidado cuando la relación tenga problemas. El Mono es astuto y malicioso, mientras que el Gallo es honesto y sincero. De alguna forma se complementan, pero les será difícil alcanzar el equilibrio. El Gallo tiende a juzgar al Mono como superficial y este a su vez le tachará de vanidoso. Se pasarán el tiempo criticándose y no serán capaces de ver sus propios defectos.

Relación entre nacidos Mono – Cerdo. Esta es una combinación en la que hay una fuerte atracción mutua. Posiblemente, el Jabalí sea el único signo capaz de frenar los instintos manipuladores del Mono. Éste, frente a la honestidad y lealtad del Jabalí va a quedar completamente desarmado. El Mono enamorado del Jabalí se olvidará incluso de su tendencia al engaño y la mentira y mejorará en realidad en todos los aspectos de su personalidad. El Jabalí habrá ganado al Mono sin proponérselo. Le habrá ofrecido seguridad y habrá conseguido algo que casi nadie es capaz de lograr en un Mono: que sea equilibrado y de carácter más apacible.

Relación entre nacidos Gallo – Gallo. Dos individuos de las mismas características o bien pueden amarse locamente o bien pueden despreciarse y no sabrán ocultarlo bajo ningún concepto. Si surgen divergencias entre ellos acabaran por solucionar sus conflictos por medio del diálogo. No comprenderán que ambos tienen la misma necesidad de sobresalir, pues los dos son completamente iguales.

Relación entre nacidos Gallo – Cerdo. Este emparejamiento es bastante favorable. El Jabalí suele ser muy tolerante y sabe apaciguar la agresividad del Gallo. El Gallo no intentará estar por encima del Jabalí, pues no lo necesita. Cada cual vive según sus propios principios. Viven una existencia tranquila y sin sobresaltos. A veces, el Gallo puede cansarse de tanta estabilidad y necesite huir por una temporada del Jabalí. Pero éste no se inmutará. Le dejará hacer porque sabe que el Gallo siempre vuelve, pues a su lado se siente seguro y a gusto.

Relación entre nacidos Perro – Perro. Los dos comparten los mismos gustos y las mismas inquietudes, por lo que se entenderán a la perfección. Ambos son sociables y no tendrán problemas para compartir sus angustias, aunque en realidad están más preocupados por sus propias inquietudes. Estarán completamente volcados sobre sus amistades. Necesitan de los demás tanto como de ellos mismos.

Relación entre nacidos Perro – Gallo. Son dos individuos bastante compatibles. Ambos son muy críticos. El Gallo lo manifiesta de forma sistemática, sin darse siquiera cuenta del daño que puede hacer. El Perro, por su parte, usa su espíritu crítico sabiendo perfectamente lo que hace. Si bien en un principio el Gallo le parece al Perro un ser encantador, pronto descubre que es pretencioso y pagado de sí mismo. Esta circunstancia le parece al Perro un insulto a su forma de pensar. Al cabo de un tiempo se sentirán decepcionados. Pero si la pareja está realmente enamorada, pueden encauzar su relación y entonces vivirán una existencia tranquila y moderada.

Relación entre nativos Perro – Cerdo. Dos seres que se apreciarán por sus cualidades. Ambos son honestos, comprensivos y generosos. El Jabalí aportará su bondad y sus buenos consejos al Perro, y éste los aceptará encantado, sintiéndose seguro al lado de su pareja. Por otro lado, como el Jabalí no le importa tener que trabajar duro para vivir, el Perro podrá dedicarse a sus aficiones intelectuales sin preocuparse demasiado de tener que ganar dinero para el sustento. Dado que el Perro es un ser desconfiado por naturaleza, estará siempre dispuesto a morder a quien pretenda engañar a su compañero, siempre ingenuo y bonachón.

Relación entre nativos Cerdo – Cerdo. Este emparejamiento puede funcionar bastante bien si ambos son capaces de aceptar lo que tienen, tanto de bueno como de malo. Tienen las mismas cualidades y los mismos defectos, y por lo tanto la misma tolerancia para comprender las debilidades ajenas. Serán ambos valientes, fuertes, y honestos, pero es posible que no puedan reforzar mutuamente sus puntos débiles. No obstante, como son tenaces, lucharán por conseguir una buena armonía entre ellos y sabrán respetar su independencia.